domingo, 15 julio 2018

Últimos Artículos

A feed could not be found at http://www.inventos.us/invencion/feed/

Invención del Retrete

E-mail

 

Se cree que fue hacia el siglo tres o dos a. C. cuando los romanos inventaron el orinal matula, que durante veintidós siglos sería un utensilio doméstico básico.

 

InventosAunque, es cierto que desde el dos milenio a. C. los creyentes disponían de cuartos especiales con sillas excretoras fijas, su instalación parece haber planteado problemas de infraestructura arquitectónica y municipal demasiado complejos para que el ejemplo fuera imitado. Hasta el siglo XVIII, el orinal constituye el principal receptáculo de los excrementos, descontando evidentemente los rincones y lugares públicos de todo el mundo donde las gentes aligeraban sus vientres y vejigas. Estos recipientes, se vaciaban en la calle, la mayoría de las veces directamente por la ventana, y más tarde, y en ciertos barrios, en el arroyo, para no manchar las fachadas. Casas, calles y palacios apestaban.


 Ciertas callejuelas, oscuras de muchas ciudades francesas parecen haber sido especialmente favorecidas por gentes apuradas y llevan nombres tan evocados como "calle inmunda","calleja de las agachapares" o callejón de los menesteres".


Aunque, es cierto que algunos monarcas como Luís XI, son lo bastante púdicos como para evacuar sus necesidades en la intimidad de una "silla excusada" protegida por cortinas, muchos villanos y no pocos burgueses satisfacen sus necesidades públicamente ofreciendo, como mínimo, al pudor. En Francia, durante el reinado de Carlos V, se intentó remediar la situación instando a todos los propietarios que posean inmuebles en la villa y los suburbios de París a instalar en sus casas letrinas y privados suficientes. El decreto, de 1375, era tan solo un tímido primer paso hacia los cuartos de baño actuales; harían falta diez siglos para que se produjera el segundo.


De hecho, cuando en el siglo XVIII los magistrados parisinos intentaron prohibir la práctica de las calles-letrina, una delegación de burgueses se presentó en la casa de la Villa para protestar contra la medida. No se encontró otra solución para la evacuación de los excrementos que la creación de unos canales especiales. En los castillos las deyecciones, se depositaban en los fosos y en ciertos casos como en Coucy, un saledizo en el muro permitía despacharse directamente al aire libre, con destino a los fosos.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos